Sutura 

Es importante determinar si es necesario que un médico le cierre la herida. Mientras más tiempo permanezca abierta la herida, más alto es el riesgo de infección. La mayoría de las heridas que necesitan que se las cierre deben cerrarse con puntos de sutura, grapas o adhesivos cutáneos (también llamados suturas líquidas) dentro de las 6 a 8 horas de la lesión. Algunas heridas que requieren tratamiento pueden cerrarse hasta 24 horas después de la lesión.

Lave bien la herida y detenga el sangrado; después, apriete los lados de la herida para juntarlos. Si los bordes de la herida se juntan y la herida se ve mejor, podría considerar consultar a su médico para el tratamiento. Si es posible que se necesite tratamiento, no use un antiséptico hasta que el médico le haya examinado la herida.

La ubicación y el tipo de herida también determinan con qué rapidez debe tratarse.

Las heridas que tienen mayor riesgo de infección, como los cortes sucios o las lesiones por aplastamiento, por lo general se cierran dentro de las 6 horas de ocurrida la lesión. En ocasiones, una herida que tiene un elevado riesgo de infección no se cierra sino hasta después de 24 horas, o quizá ni siquiera se suture, para que pueda hacerse una limpieza adecuada y un tratamiento antibiótico para prevenir infecciones.
Un corte con un objeto limpio, como un cuchillo de cocina limpio, puede tratarse de 12 a 24 horas después de la lesión, dependiendo de la ubicación del corte.
Una herida facial podría tratarse para reducir las cicatrices.

Ir a las clínicas